CASA DE BLANCO
Y MADERA

Interiorismo
Próxima construcción
Murcia
Enero 2019
Cliente privado
136 m²

ESPACIO CONTINUO Y FLUIDO

Nuestra principal meta en este proyecto fue la de generar un espacio fluido, sin pasillos. Creamos un recorrido de espacios continuos, útiles, que se van abriendo y transformando conforme uno se adentra en la vivienda. Primero es un vestíbulo, en tres pasos se abre en una cocina con isla central que se prolonga en una gran mesa de comedor y finalmente, y en continuidad, se dilata en un amplio salón con cristalera de suelo a techo.

BLANCO Y MADERA

Durante todo el recorrido, dos muros delimitan este espacio cambiante. A la izquierda, un muro de listones de madera viene a buscarte a la entrada y te acompaña hasta el salón, curvándose para permitir esta dilatación del espacio. A la izquierda, equilibrando la fuerza de la madera, su patrón de listones verticales y sus curvas, te acompaña un muro recto y continuo, panelado de blanco. En ambos muros se integran las puertas de habitaciones y armarios permitiendo esa sensación de fluidez.

LA HISTORIA

Nuestra principal meta en este proyecto fue la de generar un espacio continuo, fluido, sin pasillos. Dado que el apartamento tiene dos patios y una única fachada, opuesta al acceso, parecía inevitable generar un pasillo en la entrada que diera servicio a todas las estancias hasta llegar al salón, que debe dar a la calle.

Sin embargo, convertimos ese “pasillo” en un recorrido de espacios continuos, útiles, que se van abriendo y transformando conforme uno se adentra en la vivienda. Primero es un vestíbulo con un amplio armario empotrado (accesible también desde el lavadero) y acceso a la habitación de invitados. En tres pasos se abre en una cocina con isla central que se prolonga en una gran mesa de comedor. Finalmente, y en continuidad, el espacio se dilata en un amplio salón con cristalera de suelo a techo (la orientación norte no necesita de protecciones solares).

Durante todo el recorrido, dos muros delimitan este espacio cambiante. A la izquierda, un muro de listones de madera viene a buscarte a la entrada y te acompaña hasta el salón, curvándose para permitir esta dilatación del espacio. A la izquierda, equilibrando la fuerza de la madera, su patrón de listones verticales y sus curvas, te acompaña un muro recto y continuo, panelado de blanco. En ambos muros se integran las puertas de habitaciones y armarios permitiendo esa sensación de fluidez, excepto en el salón, donde un nicho blanco se excava en el muro de madera, marcando el final del recorrido.

OTROS PROYECTOS

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
¡Contacta!