Apostamos por Passivhaus. ¿Por qué invertir en construcción eficiente?

 

¡Buenos días!

¡Ya hemos recibido nuestro título de Passivhaus Designer! Estamos tan contentos de poder lucirlo que queremos aprovechar para hablaros un poco más de Passivhaus y de nuestro trabajo.

Este estándar de eficiencia se basa en cálculos energéticos precisos de la vivienda diseñada. El cumplimiento de unos estrictos requisitos constructivos, avalados por más de 20 años de estudios y controles de viviendas Passivhaus existentes, garantiza una construcción de máxima eficiencia y confort y mínimo consumo.

Pero, ¿cómo funciona Passivhaus?

Un rápido símil: una construcción convencional es una cafetera

Una cafetera pierde calor por el material poco aislado y para mantenerla caliente es necesario transmitirle continuamente energía, sino el café se enfría rápidamente. Esa energía tiene un coste; si hablamos de una vivienda ese coste es enorme. Enorme económicamente para el bolsillo del propietario y enorme medioambientalmente para el planeta.

Además, esta construcción convencional no solo pierde calor (o frío en verano, cuando fuera hace más calor) a través de los muros mal aislados sino que también pierde aire por muchas juntas mal realizadas. No hay más que poner la llama de un mechero en el borde de una ventana.

RESUMEN. El habitante o usuario de una construcción tradicional, además de gastar continuamente energía en climatizar, está incómodo: variaciones de temperatura, flujos de aire, pies fríos, frío al lado de las ventanas y más problemas que todos hemos vivido. El planeta se ve muy perjudicado: a más consumo más gases de efecto invernadero, aumento de las temperaturas y más problemas que todos conocemos o deberíamos conocer.

Un rápido símil: una construcción Passivhaus es un termo

Un termo no pierde prácticamente calor ni por el material ni por fugas, está aislado y es hermético, y el café se mantiene caliente sin necesidad de aporte externo de energía. Basta un pequeño aporte puntual para que el café se mantenga caliente siempre. De la misma manera, ese coste de consumo de energía en una construcción Passivhaus es mínimo, pudiendo reducirse hasta en un 90%.  Además, al ser hermética como el termo,  no tiene fugas de aire: el calor (en invierno) y el frío (en verano) se mantienen en el interior, el aire exterior no aclimatado no entra.

RESUMEN. El habitante o usuario de una Passivhaus, además de no gastar casi energía en climatizar, está cómodo: sin variaciones de temperatura, sin flujos de aire, sin pies fríos, sin frío al lado de las ventanas, otra forma de vivir. El planeta se ve muy beneficiado: sin casi  consumo reducimos los gases de efecto invernadero y apostamos la lucha contra el cambio climático y el futuro.

 

 

¿Por qué invertir en una vivienda/edificacion eficiente?

Como hemos visto, una edificación Passivhaus no solo proporciona el máximo confort sino que reduce hasta un 90% el consumo de energía, ahorrando mucho dinero y favoreciendo al medioambiente. La pregunta entonces es ¿por qué no invertir en una edificación eficiente?

Es cierto, una Passivhaus es un 10-20% más cara que una construcción convencional de una mínima calidad. Sin embargo, el enorme ahorro que proporciona a lo largo de toda la vida útil de una vivienda (por encima de 50 años) no solo compensa el sobrecoste, sino que convierte una construcción Passivhaus en una inversión más rentable a largo plazo que una construcción convencional. Además, si consideramos que la tendencia del precio de la energía es a subir y el de los componentes Passivhaus a bajar, el ahorro es todavía mayor.

Si, una vivienda Passivhaus es realmente más barata.

 

En UNO100 apostamos por Passivhaus y todos sus beneficios

En UNO100 apostamos por todos los beneficios de Passivhaus. Sin embargo, entendemos que algunos clientes no puedan permitirse, por su situación, esta sobreinversión. Por eso, hacemos proyectos energéticamente eficientes dentro de las posibilidades o necesidades de cada cliente, convergiendo siempre hacia Passivhaus.

La normativa española prevee obligar a partir de 2019 (2021 para obra privada) a que las nuevas construcciones sean de Consumo Casi Nulo, un estándar que toma como referencia a Passivhaus. No sabemos si cumplirán sus plazos pero, lo que sí es seguro, es que el cambio está a la vuelta de la esquina y es lo mejor para todos.

Por último, una imagen termográfica vale más que mil palabras. Sabiendo que los colores vivos corresponden a las temperaturas más altas. ¿Cúal pierde más energía, una cafetera o un termo?

 

 

¿Cuál es la única vivienda Passivhaus y cuáles no paran de perder energía (y contaminar, perder dinero, vivir con menos confort…)?

 

 

¡Para saber más visita nuestra sección de Passivhaus o contáctanos!

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

¡Adiós al “impuesto al sol”, hola al futuro!

Empezamos la semana con una buena noticia: el “impuesto al sol”, una tasa tan paradójica como el nombre por el que todos la conocemos, ya tiene fecha de caducidad.

Esta normativa garantiza al usuario el derecho al autoconsumo y la posibilidad de vender el excedente que no consuma a la red

Este drástico (y lógico) cambio de rumbo respecto a las energías renovables ha sido anunciado la semana pasada por el nuevo gobierno de España a la Unión Europea. Así, se suma a la nueva normativa europea  que entrará en vigor en 2021. Esta normativa garantiza al usuario el derecho al autoconsumo y la posibilidad de vender el excedente que no consuma a la red, a precio de mercado. Parece lógico pero resulta increíble si recordamos que hasta ahora el usuario no solo no puede vender ese excedente, sino que debe pagar ese “impuesto al sol” por producir más de lo que consume. Un pobre incentivo para el uso de energías renovables en nuestro país.

¿Cómo empezó el “impuesto al sol”?

Pero, ¿cómo empezó todo? En 2013 la producción excesiva de energía solar y su venta a la red estaba suponiendo una importante deuda al estado. En vez de modificar las tarifas o exportar esta energía, la solución más fácil fue crear una tasa. El “impuesto al sol” es una tasa a la producción no consumida y a la tenencia de placas solares que obliga además bajo pena de multa a regularizar las instalaciones existentes. España se convirtió así en el primer país del mundo en regular el uso de la energía solar (algo que además tenemos la suerte de poder disfrutar). Esto afectó principalmente a particulares y pequeñas empresas que estaban apostando por un consumo más responsable a través de energía solar. ¿A quién benefició? Aunque parece más que obvio, que cada uno saque sus propias conclusiones.

En 2030 al menos el 32% de la energía producida por la Unión Europea debe ser producida por energías renovables

Así ha sido hasta hoy. Esta nueva normativa europea prevé además que en 2030 al menos el 32% de la energía producida por la Unión Europea debe ser procedente de energías renovables, sin excepción para ningún país. Esto pone las pilas a todos, pero sobre todo a países como España que se han quedado rezagados en la carrera por las renovables. Existen sin embargo algunos supuestos límite, en los que podría aplicarse de nuevo una tasa. Según dicen en la directiva europea, es para salvaguardar la estabilidad de los países y de su sistema eléctrico.

Algunos activistas medioambientales como Greenpeace han celebrado este cambio, criticando sin embargo que “”se queda peligrosamente corto frente al nivel necesario a la hora de evitar un cambio climático catastrófico”.

Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética y un bono social térmico

En línea con esta normativa, el Gobierno presentará una Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética y un bono social térmico. Se trata de una ayuda para hogares vulnerables para pagar gastos de primera necesidad como calefacción, agua caliente y cocina, independientemente del combustible que utilicen.

No solo debemos sustituir la energía por energía renovable sino que debemos, en paralelo, reducir enormemente el consumo

Desde UNO100 Arquitectura apoyamos fuertemente estas iniciativas en el camino hacia la reducción del uso de energías no renovables y la contaminación que suponen. Sin embargo, estamos convencidos de que no solo debemos sustituir la energía por energía renovable sino que debemos, en paralelo, reducir enormemente el consumo. Esto no implica en paso atrás o una deceleración. Esto implica cambiar la forma de construir y apostar por la eficiencia energética de nuestras construcciones, que producen el 40% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial y tienen un enorme margen de mejora. Por eso apostamos por Passivhaus, el estándar de eficiencia energética más exigente a nivel internacional, y os animamos a ser parte del cambio.

 

Fuentes: Expansión, Xataka ciencia, Los replicantes

 

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Jornada PASSIVHAUS en Murcia

El viernes 20 de Abril, UNO100 estuvimos en el COAATIEMU asistiendo a la jornada “PASSIVHAUS Y CTE en clima cálido. Confort y eficiencia”. Adelina Uriarte, presidente en Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), y otros ponentes, recordaron el potencial del estándar de eficiencia y expusieron varios proyectos construidos y certificados Passivhaus, entre ellos la Torre Bolueta de Bilbao: recientemente el edificio Passivhaus más alto del mundo, robándole el puesto a Nueva York.

Por comparación, un proyecto Passivhaus se analiza a fondo en la fase de diseño y se comprueba en la de construcción, para garantizar que de verdad cumple el estándar de eficiencia energética del sello

 

También compararon la normativa del Código Técnico de la Edificación en materia de eficiencia energética (CTE DB-HE) y los criterios de Passivhaus. Sorprendentemente, las cifras de obligado cumplimiento del CTE se acercan bastante al diseño pasivo. ¿Qué ocurre entonces? Álvaro Gil Torrano (Ayuntamiento de Murcia: Área de Energías Renovables y Eficiencia Energética de Edificios),  lo dejó muy claro: existe un enorme salto entre los proyectos “sobre el papel” y los proyectos una vez construidos, que normalmente quedan muy lejos de cumplir la normativa del DB-HE. Por comparación, un proyecto Passivhaus se analiza a fondo en la fase de diseño y se comprueba en la de construcción, para garantizar que de verdad cumple el estándar de eficiencia energética del sello.

Nuestro proyecto Passivhaus de laboratorio de Emuasa

Al acabar tuvimos la suerte de poder hablar personalmente con Adelina sobre buenas prácticas de diseño pasivo y sobre nuestro proyecto del Laboratorio de EMUASA. Le pareció muy interesante por su tipología y su ubicación en clima cálido y nos instó a ponernos en contacto con el PEP para mandarles la información y mantenerlos al día de los avances. Pronto el nuevo Laboratorio de Emuasa estará expuesto en conferencias tan interesantes como esta. ¡Qué ganas!

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!