¡Adiós al “impuesto al sol”, hola al futuro!

Empezamos la semana con una buena noticia: el “impuesto al sol”, una tasa tan paradójica como el nombre por el que todos la conocemos, ya tiene fecha de caducidad.

Esta normativa garantiza al usuario el derecho al autoconsumo y la posibilidad de vender el excedente que no consuma a la red

Este drástico (y lógico) cambio de rumbo respecto a las energías renovables ha sido anunciado la semana pasada por el nuevo gobierno de España a la Unión Europea. Así, se suma a la nueva normativa europea  que entrará en vigor en 2021. Esta normativa garantiza al usuario el derecho al autoconsumo y la posibilidad de vender el excedente que no consuma a la red, a precio de mercado. Parece lógico pero resulta increíble si recordamos que hasta ahora el usuario no solo no puede vender ese excedente, sino que debe pagar ese “impuesto al sol” por producir más de lo que consume. Un pobre incentivo para el uso de energías renovables en nuestro país.

¿Cómo empezó el “impuesto al sol”?

Pero, ¿cómo empezó todo? En 2013 la producción excesiva de energía solar y su venta a la red estaba suponiendo una importante deuda al estado. En vez de modificar las tarifas o exportar esta energía, la solución más fácil fue crear una tasa. El “impuesto al sol” es una tasa a la producción no consumida y a la tenencia de placas solares que obliga además bajo pena de multa a regularizar las instalaciones existentes. España se convirtió así en el primer país del mundo en regular el uso de la energía solar (algo que además tenemos la suerte de poder disfrutar). Esto afectó principalmente a particulares y pequeñas empresas que estaban apostando por un consumo más responsable a través de energía solar. ¿A quién benefició? Aunque parece más que obvio, que cada uno saque sus propias conclusiones.

En 2030 al menos el 32% de la energía producida por la Unión Europea debe ser producida por energías renovables

Así ha sido hasta hoy. Esta nueva normativa europea prevé además que en 2030 al menos el 32% de la energía producida por la Unión Europea debe ser procedente de energías renovables, sin excepción para ningún país. Esto pone las pilas a todos, pero sobre todo a países como España que se han quedado rezagados en la carrera por las renovables. Existen sin embargo algunos supuestos límite, en los que podría aplicarse de nuevo una tasa. Según dicen en la directiva europea, es para salvaguardar la estabilidad de los países y de su sistema eléctrico.

Algunos activistas medioambientales como Greenpeace han celebrado este cambio, criticando sin embargo que “”se queda peligrosamente corto frente al nivel necesario a la hora de evitar un cambio climático catastrófico”.

Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética y un bono social térmico

En línea con esta normativa, el Gobierno presentará una Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética y un bono social térmico. Se trata de una ayuda para hogares vulnerables para pagar gastos de primera necesidad como calefacción, agua caliente y cocina, independientemente del combustible que utilicen.

No solo debemos sustituir la energía por energía renovable sino que debemos, en paralelo, reducir enormemente el consumo

Desde UNO100 Arquitectura apoyamos fuertemente estas iniciativas en el camino hacia la reducción del uso de energías no renovables y la contaminación que suponen. Sin embargo, estamos convencidos de que no solo debemos sustituir la energía por energía renovable sino que debemos, en paralelo, reducir enormemente el consumo. Esto no implica en paso atrás o una deceleración. Esto implica cambiar la forma de construir y apostar por la eficiencia energética de nuestras construcciones, que producen el 40% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial y tienen un enorme margen de mejora. Por eso apostamos por Passivhaus, el estándar de eficiencia energética más exigente a nivel internacional, y os animamos a ser parte del cambio.

 

Fuentes: Expansión, Xataka ciencia, Los replicantes

 

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *